mayo 7, 2021

8 de mayo, Día Mundial del cáncer de ovario

día mundial del cáncer de ovario

Por el Comité editorial de Panamá

Es el séptimo cáncer más común en las mujeres, y se encuentra entre los primeros veinte entre aquellos que afectan a todas las personas del mundo. Por eso, cada 8 de mayo se establece como el día mundial del cáncer de ovario. Es que esta enfermedad puede resultar fatal, y cuando no lo es, resultar en problemas de fertilidad[1]. Sin embargo, estos últimos pueden resolverse con ayuda.

 

Nuestro país, particularmente, está en el puesto 147 por muertes causadas por esta enfermedad[2]. De todas formas, la detección temprana puede hacer la diferencia, como en todos los tipos de cáncer. A este respecto, solamente el 20% de estos cánceres se detectan en las primeras etapas. También, hay que considerar que existen tratamientos para curarlo y para revertir algunos de sus efectos sobre la fertilidad.

 

Dónde se origina el cáncer de ovario

 

Los ovarios son glándulas reproductoras en las que se producen los óvulos, y la fuente principal de las hormonas de la mujer: el estrógeno y la progesterona[3]. Dentro de los tejidos que componen los ovarios, existen algunos que tienen más chances de convertirse en tumores:

 

  • Células epiteliales. Son aquellas que recubren el ovario.
  • Células estromales. Es decir, aquellas que producen hormonas.
  • Células germinales. Estas son las que se convierten luego en óvulos.

 

Si bien el cáncer puede originarse a partir de cualquier tipo de células, del 85 al 90% de los cánceres son carcinomas epiteliales[4]. Y aunque muchos de los tumores que se originan en el ovario son benignos, muchos otros no lo son. Aquellos que resultan malignos pueden hacer metástasis y propagarse fuera del útero, poniendo en riesgo la vida de la persona que los padece.

 

Existe además otro problema con este tipo de cáncer: no suele presentar síntomas en las etapas iniciales, por lo que puede ser descubierto cuando la enfermedad ya está muy avanzada.

 

Cáncer de ovario y fertilidad

 

La prioridad al tratar un cáncer de ovario siempre es salvar la vida del paciente. Cuando esto se logra, hay que tener en cuenta que los tratamientos pueden haber afectado la fertilidad de la mujer. Entre estos, podemos mencionar[5]:

 

  • Quimioterapia

 

Este tratamiento ataca tanto las células tumorales como aquellas sanas. Por eso, puede potencialmente afectar la calidad y cantidad de óvulos que se tienen.

 

 

  • Radioterapia

 

La radiación del útero o los ovarios pueden causar infertilidad o, en muchos casos, esterilidad permanente. Si bien muchas mujeres podrían recuperar sus ciclos menstruales tiempo después de la radioterapia, la fertilidad suele quedar reducida.

 

  • Cirugía

 

Cuando debido a un cáncer se extirpan ambos ovarios, la fertilidad queda completamente imposibilitada. En el caso de que se extraiga uno solo, las chances de gestar se suelen ver bastante reducidas.

 

De todas formas, existen opciones de Reproducción Asistida a las que recurrir en caso de que el tratamiento oncológico haya impactado negativamente en la fertilidad de la paciente.

 

Cómo preservar la fertilidad antes de comenzar un tratamiento oncológico

 

En primer lugar, se debe saber si el cáncer afectó la fertilidad de esa mujer en alguna medida. Para comprobarlo, se suele recurrir a análisis de sangre, estudios hormonales y ecografías ginecológicas.

 

En segundo lugar, antes de comenzar un tratamiento oncológico puede optar por la Reproducción Asistida para lograr ser madre después de dicho tratamiento. Dos de estos procedimientos ofrecidos por IVI Panamá, son:

 

 

Mediante este procedimiento de vitrificación de los óvulos, que no es más que la congelación en nitrógeno líquido a -196ºC de manera ultrarápida, evitando la formación de cristales de hielo, lo que permite conservar los óvulos para su uso hasta años después del tratamiento oncológico y presentar la misma calidad que si acabasen de ser extraídos, y tras su desvitrificación pueda utilizar óvulos sanos para lograr un embarazo. Este proceso, es equivalente a la primera parte de una Fecundación in Vitro, solo que, una vez obtenidos los ovocitos, en lugar de proceder a su fecundación, se congelan.

 

  • Criopreservación de tejido ovárico

 

La congelación de la corteza ovárica se presenta como una de las alternativas disponibles para preservar la fertilidad. En los últimos años, se han conseguido embarazos en mujeres cuya corteza ovárica ha sido sometida a este procedimiento, con resultados satisfactorios. La congelación de tejido ovárico se utiliza en pacientes oncológicas que van a recibir tratamientos de quimioterapia o radioterapia, especialmente en los casos donde no hay posibilidad de esperar al proceso de estimulación ovárica o dicha estimulación está contraindicada.

 

Muchas mujeres que no han desarrollado cáncer, incluso, pueden realizar estos tratamientos preventivamente, especialmente aquellas con antecedentes familiares de esta enfermedad. Antes de ello, la mujer puede consultar con un médico especialista para que la asesore y le realice pruebas con las que evaluar su riesgo genético de padecerlo[6].

 

Qué opciones hay cuando el tratamiento oncológico ya afectó la fertilidad

 

Un alto porcentaje de mujeres que desean ser madres después de un tratamiento oncológico, no lo logran de manera natural. Incluso quienes no realizaron vitrificación y/o criopreservación del tejido ovárico antes del tratamiento, pueden recurrir también a la Reproducción Asistida para aumentar significativamente sus posibilidades.

 

La Fecundación In Vitro consiste en la unión del óvulo y el espermatozoide en el laboratorio, previa estimulación ovárica hormonal. De esta manera, el equipo de especialistas de la clínica puede monitorear a los embriones formados y elegir el más saludable para implantar en el útero materno. De la misma forma, la paciente cuyos óvulos no puedan ser utilizados para lograr un embarazo, podrían recurrir a la Ovodonación.

 

Estar atentas puede hacer la diferencia

 

Por ser un cáncer de alta prevalencia, poca supervivencia y síntomas iniciales leves o ausentes, es importante estar atentas a cualquier cambio que pueda sentirse. Algunos síntomas pueden ser[7]:

 

  • Hinchazón abdominal.
  • Sensación de llenarse rápidamente después de comer.
  • Molestias en el área pélvica.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Cambios intestinales, como estreñimiento.

 

Este Día Mundial del Cáncer de Ovario, sirve para recordar que sobrevivir a esta enfermedad es lo más importante. Y que las consecuencias del tratamiento en la fertilidad, pueden mejorarse con ayuda de la Reproducción Asistida.

 

[1] https://www.wcrf.org/dietandcancer/ovarian-cancer

[2] https://www.worldlifeexpectancy.com/es/panama-ovary-cancer

[3] https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-ovario/acerca/que-es-cancer-de-ovario.html

[4] https://www.wcrf.org/dietandcancer/ovarian-cancer

[5] https://www.ivi.es/workspace/uploads/af-madre-despues-cancer.pdf

[6] https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-ovario/causas-riesgos-prevencion/prevencion.html

[7] https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/ovarian-cancer/symptoms-causes/syc-20375941

Solicita información sin compromiso:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up