febrero 12, 2016

Planeando tu embarazo: Consulta Preconcepcional

¿Estás planeando tu embarazo? Antes de ponerte en marcha, es aconsejable acudir a un especialista para comprobar tu estado de salud antes de la gestación y poder realizar los cambios necesarios para asegurar que todo marchará perfectamente durante tu embarazo.

Esta primera consulta con el ginecólogo antes del embarazo se denomina Consulta Preconcepcional y es importante que también acuda tu pareja, ya que la finalidad de esta consulta es realizar un balance de la salud de ambos, además de aconsejarlos y despejar dudas en cuanto a la alimentación, medicamentos y cuidados que deben seguir para llevar un embarazo saludable.

¿Por qué es importante la Consulta Preconcepcional?

Más del 80% de las mujeres no acude a una consulta para planificar su embarazo. Esto conlleva a que surjan problemas durante el embarazo y en el desarrollo del bebé.  Gracias a esta primera consulta el especialista podrá asesorarte en la identificación de problemas gestacionales, enfermedades crónicas y trastornos hereditarios previniendo que estos sean transmitidos a tu futuro bebé.

¿Quiénes deben acudir a una Consulta Preconcepcional?

Todas aquellas mujeres que estén planeado quedarse embarazadas deben acudir a una primera visita al ginecólogo en menos de un año, y es especialmente importante en mujeres con edad avanzada, mujeres que hayan tenido abortos anteriores, presenten riesgos de transmitir enfermedades genéticas o se padezca alguna enfermedad crónica como diabetes, trastornos de la tiroides, problemas cardíacos, entre otras.

Cambiando hábitos para ser mamá

Parte de la preparación para convertirte en mamá consiste en abandonar hábitos como el cigarrillo y el alcohol y adoptar nuevos como los alimenticios. Durante la Consulta Preconcepcional recibirás orientación sobre los alimentos que debes incluir en tu dieta y que actividades puedes realizar para mantener un estilo de vida saludable.

Mantener un peso adecuado es fundamental para evitar riesgos durante el embarazo, como la hipertensión gravídica. Si te estas preparando para ser mamá, debes mantener una dieta equilibrada que incluya alimentos que contengan yodo, hierro, vitaminas B12 y D, calcio y ácido fólico. El ácido fólico es vital para el correcto desarrollo del bebé además de prevenir el parto prematuro y el labio leporino. A pesar de consumir alimentos que contengan este elemento, tu ginecólogo podrá recetarte un suplemento para cubrir esta necesidad.

Si llevas más de un año buscando un bebé y no te has podido quedar embarazada, debes acudir a un especialista en infertilidad para determinar la causa y el tratamiento adecuado que te permita lograr ese embarazo que tanto deseas.

Solicita información sin compromiso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up