septiembre 10, 2021

Síntomas después de una transferencia embrionaria positiva

Transferencia embrionaria

Por el Comité editorial de Panamá

Uno de los procesos más utilizados en la reproducción asistida es la transferencia embrionaria. Se caracteriza por ser un procedimiento ambulatorio en la que se transfiere el embrión resultante al útero de la paciente como etapa final del proceso de una Fecundación in Vitro (FIV) para así dar lugar a una gestación. Pero, ¿Qué pasa luego en el cuerpo de la futura madre? ¿Cuáles son los síntomas después de una transferencia embrionaria positiva?

Según los especialistas en fertilidad, es normal que el organismo de la mujer experimente cambios y síntomas después de una transferencia embrionaria positiva. Por otro lado, es importante resaltar que la manifestación o la ausencia de las molestias al transferir el embrión no determinarán si la FIV tuvo éxito o no. Es de apuntar que, luego de transferir el embrión, se debe esperar un lapso de 11 días para poder realizar el test de embarazo, y en ese punto es vital estar al tanto de los cambios que presenta la futura madre hasta obtener el resultado de la prueba.

Transferencia embrionaria ¿Cómo es el proceso?

Para que una transferencia embrionaria sea positiva, no solo depende de la calidad de los embriones, sino que también es importante observar e identificar cuáles son las condiciones del endometrio (cavidad uterina). Si el útero materno es óptimo, la implantación de dicho embrión se realizará satisfactoriamente. Para efectos, la paciente recibirá una medicación en pro de estimular el crecimiento endometrial antes del procedimiento de transferencia. Aunado a esto, el embrión se transfiere se transfiere en día 5 o 6 de vida es decir en estado de blastocisto.

Ahora bien, dentro de la medicina reproductiva se puede optar por dos tipos de transferencia embrionaria, los que dependen de si los embriones están congelados o no:

 

  • Transferencia en fresco:en este procedimiento, se realiza la transferencia después de observar los embriones durante 5 a 6 días en el laboratorio de fecundación in vitro, seleccionando el mejor embrión (o más de uno) el cual será transferido en el útero de la mujer. En otras palabras, no pasan por la etapa de congelación.

 

  • Transferencia diferida: en esta técnica, los embriones son seleccionados y luego son congelados. Esto porque serán transferidos mediante otro tratamiento de reproducción asistida. A este tipo de transferencia también se le conoce con el nombre de criotransferencia o transferencias de embriones congelados. En la mayoría de los casos, es una alternativa que se aplica para aquellas mujeres que desean posponer la maternidad o para aquellas pacientes que están superando el cáncer para convertirse en madres luego de recuperarse.

¿Cuáles son los síntomas después de una transferencia embrionaria?

 

  • Sangrados:cuando se presentan manchados leves de sangre posterior a una transferencia embrionaria, no deben existir temores en la paciente. Es una etapa normal una vez se completa este método y puede durar entre 2 y 3 días, pero irá desapareciendo de a poco. Es importante notificar al médico inmediatamente lo presenta para que el mismo de pautas a seguir.

 

  • Cólicos o dolor en la zona abdominal: después de transferir los embriones al cuello uterino, es normal que la paciente sienta molestias en la zona abdominal o lumbar debido a la estimulación ovárica; sobre todo en los casos donde se ha realizado la Fecundación in Vitro (FIV) con los óvulos propios de la futura madre. Por otra parte, la punción folicular también ocasiona los pinchazos en el abdomen, o bien puede ser por la preparación del ciclo menstrual.

 

  • Hinchazón de las mamas: por lo general, cuando se lleva a cabo la estimulación hormonal con estrógeno y progesterona, uno de los síntomas después de una transferencia embrionaria positiva es la hinchazón de los pechos o la sensibilidad en esa área del cuerpo. Pero él no tenerlo, no es un signo de que el tratamiento no resultó.

 

  • Cargas emocionales: los cambios hormonales son señales propias de un embarazo; sin embargo, también hay que tomar en cuenta un factor importante: la carga emocional de la persona que se somete a tratamientos como la transferencia embrionaria, tales como los nervios, la ansiedad o hasta la sensación de inestabilidad que son causados por este método. Una de las razones es sin duda la espera por el resultado que puede extenderse hasta 14 días, a lo que se le conoce como la Betaespera.

 

  • Cambios físicos: otros de los malestares más comunes que se presentan después de una FIV son los siguientes: somnolencia, náuseas, retención de líquidos o hinchazón intestinal.

 

¿Cómo sé si la FIV fue exitosa?

 

Una vez que el embrión se implanta en la cavidad uterina luego de la transferencia embrionaria ya habrán pasado 8 días tras la fecundación. En este punto, se sintetiza la hormona Gonadotropina Coriónica (hCG), también conocida como la hormona del embarazo. Vale decir que esta hormona aparece cuando el embrión se adhiere al endometrio y, allí, empieza su desarrollo. A su vez, para detectar la presencia de la hCG se realiza el test de orina, con la finalidad de establecer los niveles exactos de la hormona gonadotropina coriónica; también es pertinente realizar un análisis de sangre.

Antes y después de acudir a la cita para la transferencia embrionaria, recuerda…

Antes:

  • Estar en completa relajación:desde IVI Panamásabemos que este tipo de tratamientos de fertilidad generan una fuerte carga de ansiedad en la paciente. Por ende, se le recomienda estar calmada antes y durante el procedimiento.

 

  • Evitar el uso de productos químicos: al momento de realizar la transferencia embrionaria, la paciente no debe usar maquillaje, ni perfumes, ni cremas ni esmaltes de uñas dado que estos productos son tóxicos para los embriones y los óvulos.

 

  • Tener la vejiga llena: este paso ayudará a que la transferencia embrionaria se haga de una manera más sencilla y también le permitirá al médico observar mediante un ultrasonido abdominal donde colocará el embrión con exactitud. De lo contrario, la entrada y visualización del catéter será más difícil

 

Después:

  • Tener un reposo de 20 ó 30 minutos antes de salir de la clínica.
  • Tomar agua.
  • No tener relaciones sexuales hasta que se obtengan los resultados de la prueba de embarazo.
  • Evitar el exceso de ejercicios o el levantamiento de peso.
  • Evitar baños de sumersión.

Solicita información sin compromiso:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up