marzo 9, 2017

5 tips para disfrutar de tu embarazo en el verano

Ya nos encontramos en el caluroso verano panameño. Los efectos del sol sumados al fuerte calor puede que te impidan disfrutar de tu embarazo a plenitud. Te brindamos algunas recomendaciones para sacar el máximo provecho y gozar tus fines de semana cuidando tu salud y la de tu futuro bebé. Verás como estar embarazada en el verano no es tan malo como puede parecer.

  1. Lo primero es relajarse

Aprovecha este agradable clima para compartir en pareja, darte una escapada a la playa o relajarte junto a la piscina, siempre alejada de los rayos de sol. Recuerda mantenerte siempre hidratada (al menos ocho vasos de agua al día). Aunque debes vigilar tu hidratación, es importante no excederte y evitar la retención de líquidos. Esta época es ideal para meditar y aliviar el cansancio que conlleva el embarazo.

  1. Viste cómodo

Lo importante durante esta etapa es que te sientas cómoda y en verano aún más. Utiliza prendas frescas, preferiblemente holgadas con telas transpirables como el algodón o el lino. Evita usar ropa muy ajustada y utiliza un calzado adecuado, de preferencia de materiales naturales. Los colores recomendables para evitar el calor son el blanco y colores claros o pastel.

  1. Dile NO al cuerpo de verano

Disfruta de la dulce espera y de tus kilitos de más propios de tu estado.  Recuerda que ejercitarse también es importante, pero no realices ejercicios de alto impacto: una buena caminata te ayudará a mantenerte activa y es un excelente ejercicio cardiovascular que puedes realizar durante todo tu embarazo, solo evita hacerlo en las horas en que las que haga mucho calor, preferiblemente en últimas horas de la tarde. El yoga es otro ejercicio que puedes realizar, es muy beneficioso e ideal para relajarse y estirar el cuerpo.

  1. ¡Al agua!

La natación es un excelente ejercicio durante el embarazo, aprovecha el buen clima para practicarlo y estirar tus músculos y articulaciones. Los ejercicios aeróbicos acuáticos son una buena alternativa si tienes dificultades para correr o caminar en exteriores, no solo estarás manteniéndote en forma, también te sentirás fresca mientras entrenas en el verano.

A pesar de no ser recomendable tomar sol, el hecho de estar embarazada no impide que puedas ir a la playa y broncearte en tu bikini, de hecho durante el embarazo es común que ocurra una deficiencia de vitamina D que está relacionada con alto riesgo de diabetes gestacional. Solo recuerda que no debes exponerte durante las horas de mayor radiación (entre las 11:00 a.m. y 3:00 p.m.) y utilizar bloqueador de alta protección.

  1. No olvides tu alimentación

El verano es ideal para comer frutas y verduras que aporten vitaminas y nutrientes necesarios en tu estado; las frutas especialmente son fundamentales durante las altas temperaturas por contener mucha agua para mantenerte hidratada. Aprovecha este clima para refrescarte con smoothies, jugos, ensaladas y todas las recetas que se te ocurran. Recuerda incluir en tu dieta el pescado, lácteos y cereales, y evita grasas, azúcar refinada y bebidas carbonatadas. Lo mejor del verano y más aún si estas embarazada es poder disfrutar del helado.

Ten presente que durante el embarazo, especialmente durante los últimos meses, puedes verte más afectada por el calor. Evita en lo posible exponerte a cambios bruscos de temperatura y no olvides tu botella de agua. Ante cualquier duda siempre la recomendación es consultar con tu ginecólogo.

 

Solicita información sin compromiso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos destacados

marzo 29, 2019
La garantía de ser madre o el reembolso de tu dinero
Volver arribaarrow_drop_up