febrero 19, 2021

¿Estás embarazada y eres hipertensa? Esto te interesa

Embarazada hipertensa

Por el Comité editorial de Panamá

Soy una embarazada hipertensa, ¿qué debo hacer para mejorar mi salud?, ¿qué debo tener en cuenta sobre la hipertensión gestacional? Conviene decir que la hipertensión en el embarazo es sumamente riesgosa, por lo que los especialistas en fertilidad articulan esfuerzos para promover la información pertinente posible. Vale explicar que la Hipertensión Arterial (HTA) se ubica como la primera causa de muerte materna, además de la morbimortalidad perinatal.

Por otro lado, la Organización de la Salud (OMS), define la preeclampsia como una condición que se manifiesta en una mujer embarazada. Además, se caracteriza por la presencia de la hipertensión arterial y exceso  de proteínas en la orina,  (proteinuria) luego de cumplir 20 semanas de gestación. Si bien la causa de la preeclampsia se desconoce por el momento; se sabe que es una afección que se da en aproximadamente entre el 3% y 7% de todos los embarazos a nivel global.

De acuerdo a la OMS, en el año 2006 Panamá registró una tasa de muerte materna del 58,5% por cada 1000 habitantes. De esta cifra, el 90% se debe a causas prevenibles y el 80% se debe a la muerte del bebé en gestación. Sin embargo, aunque no existen cifras determinadas para las causas en este tipo de muertes, también se encuentra la preeclampsia.

Si bien los trastornos hipertensivos del embarazo conllevan a manifestar ciertos riesgos en la paciente, es importante aclarar que bajo la supervisión médica pertinente estos síntomas se pueden controlar con el objetivo de no poner en riesgo ni la salud del bebé ni la de la gestante. Lo recomendable es que la presión arterial sea medida a tiempo para evitar futuras complicaciones con una serie de aparatos validados. Claro está, será el médico tratante quien monitorice a la paciente y, por ende, tome las medidas oportunas para su evaluación.

Las causas de los trastornos hipertensivos del embarazo

Entre las principales causas de los de los trastornos hipertensivos del embarazo figuran los siguientes: trastornos autoinmunitarios, problemas vasculares, la alimentación de la gestante, así como de los genes de la paciente. Mientras que entre los factores de riesgo se puede hacer mención a que se trate del primer embarazo, que la paciente tenga antecedentes de preeclampsia, que sea un embarazo múltiple, que se registren antecedentes familiares de preeclampsia, que la paciente padezca de obesidad y también que sea mayor a los 35 años. Asimismo, se consideran como otros factores de riesgo a la existencia de antecedentes de otras enfermedades como la diabetes, la presión arterial alta o la enfermedad renal.

¿Cuáles son los síntomas de hipertensión en la embarazada?

Aunque una embarazada hipertensa no siempre presenta síntomas como tal, vale destacar que dichos signos se manifiestan desde las 20 semanas de la gestación:

Síntomas normales:

  • Hinchazón en las manos, en la cara y en los ojos (conocido como edema)
  • Aumento repentino de peso en un plazo de 1 a 2 días, o más de 2 libras (0.9 kg) por cada semana
  • Hinchazón en los pies y en los tobillos

Síntomas graves:

  • Dolores de cabeza persistentes
  • Dificultad para respirar
  • Dolor abdominal: lado derecho, debajo de las costillas y dolor en el hombro derecho
  • Problemas en la vesícula biliar
  • Disminución en la frecuencia para orinar
  • Náuseas y vómitos que se considera uno de los signos más alarmantes
  • Pérdida de la visión

Por otro lado, la hipertensión arterial está considerada como un factor de riesgo para los problemas cardiovasculares, oftalmológicos y hasta renales. Incluso, para un accidente cerebrovascular. Por esta razón, los profesionales de la salud hacen hincapié en que la enfermedad sea controlada al 100%, de lo contrario las consecuencias que pueden desencadenar en la paciente son graves:

  • Poco flujo sanguíneo que va hacia la placenta, el bebé recibirá menos oxígeno y también menos nutrientes. Esto interferirá en el crecimiento, además tendrá un bajo peso al nacer 0 inclusive, puede ser un nacimiento prematuro.

 

  • Marcada tendencia a presentar problemas cardiovasculares en un futuro.

 

  • Repentino desprendimiento de placenta, una de las consecuencias más graves es el sangrado intenso que puede poner en riesgo tanto la vida del bebé como de la madre.

 

  • Parto prematuro, de presentarse un alto riesgo de vida es frecuente que en estos casos se adelante el parto. Sin embargo, esta práctica puede ocasionar otro tipo de problemas como respiratorios, posibilidades de contraer infecciones y demás complicaciones al bebé.

Tipos de hipertensión en el embarazo

  • Hipertensión gestacional:

–       Se presenta en las 20 semanas del embarazo

–       No suele ser de riesgo

–       Por lo general, desaparece a los 12 días después del parto

–   Con el tiempo puede desarrollar preeclampsia y elevar el riesgo de una hipertensión a futuro

 

  • Hipertensión crónica:

–       Este tipo de presión arterial alta comienza antes de la semana 20 del embarazo

–       También puede darse antes de quedar embarazada

–       También puede desencadenar en preeclampsia

 

  • Preeclampsia:

–      Aumento repentino de la presión arterial después de la semana 20 de embarazo

–       Se da en el tercer trimestre del embarazo

–       Puede presentar daños en el hígado o en el riñón

–       En este punto, la vida de la mamá y el bebé pueden estar en riesgo

–       Riesgo de desprendimiento de placenta

–       Futuras enfermedades cardiovasculares en la madre

 

¿Cómo se puede controlar la presión arterial de la embarazada hipertensa?

Una regla de oro para el control de la presión arterial en la embarazada hipertensa son los chequeos prenatales. Por otro lado, dentro de la preeclampsia también hay que tomar en cuenta el exceso de proteína en la orina aunado a otros signos de problemas renales. No obstante, la presión arterial se puede controlar desde el momento de la gestación con el propósito de minimizar los riesgos tanto para el bebé que está por nacer, así como para la madre. Vale destacar que en la actualidad existen una serie de fármacos antihipertensivos que están debidamente indicados durante el embarazo.

A esto se le suma como otra posible alternativa o tratamiento, el inducir el nacimiento. Normalmente, a las 37 semanas el bebé está desarrollado, preparado y desarrollado para venir al mundo. Asimismo, viene bien apuntar que los riesgos son mayores si se continúan con el embarazo. Otra de las vías para controlar la hipertensión en las embarazadas es con la implementación de un plan alimenticio balanceado y los buenos hábitos de vida.

Alimentación balanceada y saludable para embarazadas con hipertensión

Ahora bien, es oportuno remarcar que, indistintamente de si una mujer quedó embarazada de forma espontánea o bien por un tratamiento de reproducción asistida, y tiene hipertensión arterial es necesario que cumpla con una dieta balanceada para optimizar su salud así como su salud reproductiva. Por lo general, los embarazos presentan complicaciones cuando no se toman en cuenta los buenos hábitos alimenticios. Por ejemplo, el sobrepeso reduce la calidad ovocitaria en las mujeres. Dicho esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que 140 millones de personas son afectadas por la obesidad, lo que impactó negativamente en la capacidad reproductora de la pareja. Lo que conlleva a una tasa menor de implantación, al igual que el aumento en la escala de los abortos.

Ritmo de vida adecuado para la embarazada hipertensa

Así como una alimentación balanceada y saludable es indispensable para el correcto desarrollo del embarazo, también lo es el mantener un ritmo de vida adecuado durante los meses de gestación. Si bien todas las mujeres que están esperando un bebé deben cumplir con una dieta y ejercicios moderados, quienes padezcan de hipertensión gestacional deben tener mayores cuidados.

Otro aspecto a tener en cuenta es controlar las situaciones de estrés y ansiedad que pueden disparar los niveles en la presión arterial. En este sentido, resulta útil el acompañamiento psicológico. Y desde la clínica de IVI Panamá está a disposición de las pacientes la Unidad de Apoyo Psicológico.

Reforzando la fertilidad y el sistema reproductivo en la embarazada hipertensa

Vale decir que el sistema reproductivo es sensible al déficit de energía, así como a los malos hábitos en el estilo de vida, lo que puede ocasionar los signos de la infertilidad. Razón por la que es menester adoptar patrones alimenticios adecuados para optimizar al máximo el organismo:

  • Omega 3: Este nutriente tiene un alto contenido en los mariscos, salmón, sardinas y en el atún. Se sabe que puede incidir de forma positiva en los procesos reproductivos tanto del hombre como de la mujer.

 

  • Zinc: Es un mineral que potencia la fertilidad. Su función principal es que potencia a los óvulos así como a los espermatozoides. Para efectos, es importante consumir carnes, pescados, mariscos y huevo. Además de legumbres y frutos secos.

 

  • Vitamina A: Un bajo nivel de este nutriente puede ocasionar una disminución en la calidad del semen. Es necesario consumir alimentos ricos en grasas lácteas y en la leche entera. Por otra parte, el betacaroteno se obtiene en la zanahoria, el tomate, la calabaza y las verduras de hoja verde.

 

  • Vitamina D: Es una de las vitaminas más importantes dado que mejora la ovulación y también aumenta la probabilidad de embarazo tras la práctica de un tratamiento de Fertilización in vitro.

 

  • Vitaminas E y C: Cumplen una función antioxidante por lo que son importantes para el sistema reproductivo. Es vital para contrarrestar los efectos del estrés en los óvulos y en los espermatozoides. La vitamina C se puede consumir en los pimientos, cítricos y tomates. Mientras que la vitamina E está presente en el germen de trigo, aceite de oliva y los frutos secos.

 

·         Ácido fólico: Este tipo de nutriente está presente en las verduras de hoja verde, en los cereales integrales, en las legumbres, en la banana y en los huevos. Vale destacar que el ácido fólico también previene defectos del tubo neural en el bebé.

Solicita información sin compromiso:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos destacados
Volver arribaarrow_drop_up