marzo 9, 2015

Endometriosis: “Me acostumbré a vivir con el dolor hasta que me di cuenta que no podía embarazarme”

Desde mi primera menstruación mi mente registra el recuerdo el dolor: cólicos insoportables, náuseas y muchos malestares, a tal punto de faltar al colegio y no querer salir; luego en la universidad la misma historia, así como en mi vida laboral. Tenía que ausentarme frecuentemente de mis actividades cotidianas y esto representaba, además del dolor de vientre, un gran dolor de cabeza. Los síntomas solo empeoraban al pasar de los años. Mi nombre es Mercedes Valdés Salamín de Poveda. Este bello mes de marzo, mes de la campaña por la endometriosis, cumplo 50 años, los cuales en muchas ocasiones pensé que no lograría alcanzar.

Siempre trataba de hacer mi vida “normal” a pesar del dolor partiendo de la premisa de que me decían “Eso es normal, cuando te cases se te quita, cuando tengas hijos desaparecen, si a mí me da y aguanto, tú tienes que aguantar, no seas floja” y muchas cosas más.

Pero además recuerdo que cuando estaba adolescente le escuché a una persona decir que las niñas que se desarrollan temprano, tendrían después problemas ginecológicos. Yo me desarrollé a los 9 añitos. En mí se cumplieron esas palabras.

Me acostumbré a vivir con el dolor, con lo cual, el punto que me hizo llegar a una consulta llena de temores no fue el dolor, sino el no lograr el embarazo. Toda mi vida de sufrimiento la resolví cubriéndola con la convicción de que el dolor “era normal”, pero al no llegar el tan anhelado embarazo eso ya era otra cosa. Me realizaron un laparoscopia diagnóstica la cual arrojó un quiste y me diagnosticaron endometriosis, condición que hacía más complicado embarazarme.

Aquí definitivamente el factor tiempo es crucial, porque una “endo” diagnosticada temprano, tratada a tiempo y correctamente da un margen de ganancia para no dejarla ganar terreno y poder llegar a tener hijos sin tantos problemas a futuro. Hay muchos factores que hay que tomar en cuenta al momento del diagnóstico: la edad, el querer tratar solo el dolor, el no querer salir embarazada, ya sea por condiciones económicas, laborales y hasta de pareja. Pero algo sí es cierto, si se tiene en ese momento el deseo de tener hijos y la endometriosis está avanzada, hay que buscar apoyo profesional a nivel de infertilidad. La clave está en no perder tiempo y buscar ese bebé lo más pronto posible, se trata de una carrera contra la endometriosis a la cual hay que hacerle frente rápido y con las mejores armas.

Yo logré ser madre. Mi primera hija fue un milagro: Nolis Xenia. Y la segunda un doble milagro, ya en etapa severa. De hecho, lleva por nombre Mercedes Milagro. Son una bendición, y guardo en mi pecho todos los días una súplica a Dios, que las libre de este padecimiento. Hay un porcentaje genético en la endometriosis y mucho más alto de madre a hija.

Endometriosis Panamá

Ser paciente de endometriosis hace tu vida muy difícil, un caos en muchos aspectos y llevar el rol de madre es muy duro porque muchas veces estamos limitadas por nuestros padecimientos para esos pequeños seres que necesitan de nosotras, mientras que nosotras a la vez estamos necesitando ayuda de los demás. Pero tenemos el deber y la obligación de ser fuertes para nosotras mismas y por nuestras familias.

Creé la Asociación Endometriosis Panamá (AENPA) justamente por esas niñas, jóvenes y mujeres; para que se enteren a tiempo sobre este enemigo silencioso, o a veces bullicioso, que puede estar viviendo dentro de nosotras. El conocimiento es la mejor arma; instrúyete y no permitas que la “endo” te gane la batalla.

Solicita información sin compromiso:

2 comentarios

  • Mercedes Valdés Salamín de Poveda says:

    Mil EndoGracias a ustedes IVI Panamá en especial a Tatiana Ríos. Este escrito es un homenaje a todas esas EndoGuerreras, porque esta es una batalla diaria y dura. Somos “Mujeres Valientes” hay que seguir adelante y con la frente en alto.

  • Mercedes Valdés Salamín de Poveda says:

    Mil EndoGracias a ustedes IVI Panamá en especial a Tatiana Ríos. Este escrito es un homenaje a todas esas EndoGuerreras, porque esta es una batalla diaria y dura. Somos “Mujeres Valientes” hay que seguir adelante y con la frente en alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up