julio 10, 2020

¿Existen riesgos con la Fecundación In Vitro?

Riesgos en la Fecundaciòn in vitro

Por el Comité editorial de Panamá

¿Sabías que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la técnica de Fecundación In Vitro se ha convertido en una esperanza para el 15% de la población mundial que tiene problemas de fertilidad?

Ahora bien, ¿a qué se le conoce como Fecundación in Vitro (FIV)? Este tratamiento de Reproducción Asistida consiste en la unión del óvulo con un espermatozoide que se realiza en el laboratorio –in vitro– es decir, fuera del cuerpo de la mujer. El propósito es obtener los embriones fecundados para transferir al útero materno, y que evolucionen progresivamente hasta conseguir la gestación.

Es normal que surjan algunas interrogantes en relación a la Fecundación In Vitro. Por ejemplo, muchas pacientes se preguntan si es dolorosa la extracción de óvulos; ante esto vale destacar que se usa una sedación mínima que a diferencia de la anestesia, el paciente puede respirar por sí mismo,  durante el tratamiento.

En este sentido, la Dra. Mayka Morgan, especialista en Reproducción Humana, explica que “es un procedimiento sencillo y breve que se realiza bajo sedación; esta intervención suele ser bien tolerada por las pacientes”.

¿Quiénes pueden someterse a este tratamiento de fertilidad?

La Fecundación in Vitro puede aplicarse en mujeres con: ausencia o lesión en las trompas, endometriosis avanzada con irregularidades en las trompas y en la calidad ovocitaria además de los casos donde el número de óvulos sea limitado por una menopausia precoz o por el factor de la edad avanzada. Por otro lado, la mujer debe cumplir con ciertos requisitos para someterse a este tratamiento como ser capaz de producir óvulos.

En el caso de los hombres, representa una solución cuando: se tiene una mala calidad espermática, falló una fecundación con semen de pareja, los varones portan una enfermedad genética o también cuando las parejas han tenido problemas con la inseminación artificial.

¿Qué tipo de riesgo corre la paciente al someterse a una FIV?

De acuerdo con la Dra. Morgan, los principales riesgos de este tratamiento son:

  • Embarazo múltiple (más de dos fetos): es una complicación compleja, que supone riesgos físicos para la madre y los fetos. En la gestación gemelar la consecución del parto con fetos viables es del 98%. Dado el riesgo que existe, en IVI Panamá recomendamos la transferencia de un sólo embrión, por los siguientes motivos:

– Los avances en el cultivo y selección embrionaria nos permiten saber cuáles son los embriones con más probabilidad de dar un embarazo.

– Se reducen drásticamente las complicaciones de las gestaciones múltiples y las complicaciones en el bebé una vez nacido, asociados a la prematuridad.

  • Síndrome de hiperestimulación ovárica: consiste en una respuesta exagerada al tratamiento de inducción de la ovulación y que puede ocurrir sólo en los casos en los que se haya administrado tratamiento hormonal a la mujer. Está caracterizada por la acumulación de líquido en el abdomen e incluso en el tórax, así como por alteraciones de la coagulación sanguínea y de la función renal y/o hepática, que necesitan hospitalización. Actualmente, existen terapias para prevenir su aparición o disminuir los síntomas. Por lo que es importante un correcto manejo de la estimulación ovárica controlada para evitar poner en riesgo a la paciente.
  • Embarazo ectópico: consiste en el desarrollo de una gestación fuera del útero. Su riesgo es un 3% superior al de los embarazos espontáneos.

Aunque no constituye un riesgo propiamente, existe la posibilidad de que no se obtenga fecundación o de que, aun habiendo fecundación, no se obtengan preembriones para transferir.

Otros riesgos que excepcionalmente se pueden producir son: infección genital, hemorragias, punción de un asa intestinal u otra parte de la anatomía, torsión ovárica y los riesgos propios de la anestesia.

Síntomas luego de la Fecundación In Vitro

La Dra. Morgan explica que existen algunos síntomas que se pueden presentar luego de realizarse la intervención. Los principales son:

  • Molestias abdominales de tipo menstrual (cólicos)
  • Pérdidas sanguíneas vaginales escasas, durante 1 o 2 días posteriores a la intervención
  • Distensión del abdomen leve a moderado
  • Náuseas o vómitos leves (sólo durante el primer día tras la intervención)

Además, la especialista agrega que las pacientes que se someten a un tratamiento de Fecundación in Vitro pueden presentar molestias tipo cólico principalmente después de la punción folicular y  luego de la transferencia embrionaria, en el período conocido como la betaespera (es el tiempo que transcurre desde que se transfiere el embrión hasta la prueba de embarazo, aproximadamente de 11  a 12 días).

Durante este tiempo es frecuente que presenten ansiedad principalmente por conocer el resultado del tratamiento pero, de acuerdo con Morgan, lamentablemente no existe ningún síntoma preciso que nos pueda garantizar el resultado de la FIV.

Otros síntomas resaltados por la especialista son somnolencia y retención de líquidos, asociados a los efectos de las hormonas después del tratamiento.

Entender la Fecundación In Vitro: el tratamiento paso a paso

A continuación, presentamos las cuatro fases del tratamiento de la Fecundación in Vitro (FIV):

  1. Estimulación ovárica:
  • Se administra la medicación pertinente para que se produzcan más ovocitos que en un periodo menstrual normal. Esto para conseguir un mayor número de embriones y, a su vez, una mayor posibilidad de embarazo.
  • Este tipo de medicamentos se administran con inyecciones subcutáneas con unas agujas finas. Esta práctica puede realizarse en el hogar de la mujer sin ningún inconveniente.
  • Lo recomendable es que la futura madre se realice una ecografía para que el médico especialista en fertilidad evalúe el desarrollo de los folículos y del endometrio.
  1. Punción ovárica:
  • La extracción de los óvulos de la mujer se hace en un quirófano. Estos se fecundan y posteriormente son llevados a un laboratorio. Para efectos, el médico tratante utiliza una aguja, pincha el ovario y finalmente extrae los óvulos.
  • En esta fase, la paciente puede sentir dolor así que es recomendable utilizar la anestesia local.
  • Esta punción ovárica dura aproximadamente 15 minutos y no requiere de intubación. También es ambulatoria, y lo prudente para la paciente es que descanse por 24 horas.
  1. Fecundación de óvulos:
  • La fecundación de los óvulos puede aplicarse a través de la técnica de fecundación in vitro convencional: en este punto se toma un óvulo rodeado de espermatozoides y se coloca en una placa de cultivo.
  • Además, se puede aplicar la técnica de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) que consiste en “inyectar” el espermatozoide en el óvulo.
  • Los embriones son catalogados y seleccionados para ser transferidos al útero.
  1. Transferencia de embriones:
  • Los embriones seleccionados serán transferidos al útero materno a través de un espéculo. Luego, con la ayuda de una cánula pequeña, se depositan dichos embriones.
  • Este procedimiento se lleva a cabo en un quirófano. No requiere de sedación debido a que es un proceso rápido, seguro e indoloro.
  • Una vez culminada esta fase, el médico experto en reproducción asistida deberá concretar la fecha para la posterior prueba de embarazo.
  • Después de la transferencia de embriones, se procede a la vitrificación de los embriones. Es decir, los embriones de buena calidad que no fueron transferidos al útero pueden conservarse en el caso de que un proceso no llegue a buen término, o si bien la pareja quiere buscar otro hijo.

Solicita información sin compromiso:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up