septiembre 25, 2020

¿Por qué se producen los quistes en los ovarios?

quistes en los ovarios

Por el Comité editorial de Panamá

La buena salud de la mujer empieza por ser consecuente con las visitas médicas a modo de explorar los órganos genitales femeninos internos con un especialista ginecológico. Años atrás existía cierto temor en la realización de exámenes que apuntaban hacia la exploración de la pelvis; estos métodos se caracterizaban por ser invasivos, lo que generaba un rotundo rechazo en la paciente. Sin embargo, este escenario ha cambiado, y la exploración ultrasónica se ha convertido en un aliado en los estudios propios de la ginecología, pues permite analizar la morfología uterina, además de diagnosticar problemas como los quistes en los ovarios.

Anteriormente, se aplicaban otras pruebas médicas que resultaban muy dolorosas. Pero todo esto quedó en el pasado para darle la bienvenida a nuevos e innovadores procedimientos, como la exploración por vía endovaginal, que permite evaluar con suma precisión cualquier tipo de masas mediante el Doppler. Sin lugar a dudas, funciona como una herramienta necesaria para determinar la vascularidad en esa zona. A esto se le suma una exploración directa gracias a la palpación, para investigar la movilidad, la compresibilidad o la presencia de dolor a causa de los quistes en los ovarios.

Esta temática sobre los quistes en el ovario apunta hacia otras aristas que alertan a las mujeres que padecen esta patología; por ejemplo, el riesgo de cáncer de ovario. Vale enfatizar que se ubica como el séptimo cáncer más frecuente, mientras que la probabilidad de contraerlo es de 1:58. Claro está, el diagnóstico de una masa ovárica siempre será sinónimo de una neoplasia maligna. No obstante, si se hace una comprobación histopatológica, hay un punto a favor: la mayoría de los casos en las lesiones ováricas son benignas, incluso en la edad reproductiva de la mujer.

Quiste en los ovarios: lo que debes tomar en cuenta 

El quiste ovárico se identifica por tener una apariencia de un saco con un líquido en su interior que se forma en esa área. Estas masas pueden clasificarse como funcionales o no funcionales (neoplásicos); a su vez, estos pueden ser benignos o malignos. En tanto, se trae a colación el término “los anexos del útero” para referirse a las trompas de Falopio, los ovarios y las estructuras de soporte, incluido el ligamento ancho que recubre el útero más la pelvis. Entonces, cuando una paciente presente quiste en los ovarios, se tratará como una masa de los anexos, pero es oportuno reseñar que no siempre las masas en los anexos son quistes ováricos.

Por otro lado, es importante detallar: ¿Existen síntomas específicos que puedan ser alarma de quistes ováricos? Tanto en los casos de tumores funcionales (benignos) como en los no funcionales (malignos), no existe una sintomatología específica. Sin embargo, dependiendo del organismo de cada paciente, las mujeres pueden presentar estas alteraciones:

  • Dolor o molestias en la parte baja del abdomen y la pelvis
  • Distensión abdominal
  • Sensación de llenura
  • Meteorismo
  • Indigestión
  • Saciedad temprana
  • Coito doloroso
  • Menstruaciones irregulares
  • Metrorragia
  • Polaquiuria
  • Presión sobre la vejiga
  • Dificultad para la defecación
  • Edema de la pierna

En este punto vale añadir que los quistes en los ovarios que tienen un tamaño menor a 6 cm no producen dolor, salvo que se presenten complicaciones, como una torsión, una hemorragia o una rotura. Por otro lado, estos tumores pueden desaparecer espontáneamente. Los quistes cancerosos son frecuentes en las mujeres mayores de 40 años.

Métodos diagnósticos para los quistes en los ovarios

Ahora bien, los principales métodos diagnósticos son los siguientes: la ecografía pélvica (transvaginal o transabdominal), que permite determinar la ubicación y el carácter de la masa y la prueba de embarazo (orina o sangre) en aquellas mujeres que están en edad de procrear. Mientras que los tratamientos más recurrentes para tratar esta patología son las intervenciones quirúrgicas: si un quiste mide más de 5 cm es oportuno extirparlo. Para esto, hay dos métodos, la Laparoscopia (no se requiere de hospitalización, se hacen varias incisiones en el abdomen y se utiliza anestesia local) y la Laparotomía (se requiere de hospitalización, de incisiones más grandes en el abdomen según la tumoración o si otros órganos están afectados). A esta extirpación del ovario se le conoce como ooforectomía y se aplica en casos de miomas u otros tumores sólidos, de cistoadenomas, de teratomas quísticos con un diámetro superior a 10 cm y quistes que no pueden separarse quirúrgicamente del ovario.

Quistes ováricos y el embarazo: ¿Qué debo hacer?

Para despejar las dudas sobre esta temática, vale enfatizar que los quistes ováricos en las mujeres embarazadas se diagnostican a través de las ecografías sistemáticas que se realizan durante la gestación. ¿Quiénes pueden tener esta condición? Cerca del 8% de las mujeres que tienen premenopausia desarrollan quistes de gran volumen y, por ende, necesitan un tratamiento. Además, los quistes ováricos son menos recurrentes después de la menopausia.

Otra de las preguntas más comunes es si los tumores en ovarios pueden ser señal de alarma, y la respuesta es afirmativa en casos que se sospeche que la masa pudo romperse por: dolor con fiebre y vómitos, dolor abdominal intenso y repentino, desmayos, mareos o debilidad o respiración agitada. Evidentemente, estas torceduras pueden desencadenar otros problemas en el nacimiento del bebé, por lo que se sugiere una revisión médica constante desde el diagnóstico.

Causas de los quistes ováricos

Vale aclarar que los quistes en los ovarios no producen alteraciones en la concepción de un bebé, sino que esta enfermedad se origina por dos causantes:

  • La endometriosis: esta afección ocurre cuando el tejido que recubre la cavidad uterina (conocida también como la matriz) crece fuera del útero lo que puede provocar dolor en el ciclo menstrual. A estos quistes se les denomina endometriomas.
  • El Síndrome de ovario poliquístico (SOP): por lo general, las mujeres que son diagnosticadas con este problema tienen quistes pequeños en los ovarios lo que se ubica entre las primeras causas de infertilidad.

Otra recomendación de los especialistas en fertilidad es que, de ser necesaria una intervención quirúrgica, esta pueda diferirse hasta después del embarazo. En caso de ser necesario extirpar las masas en los anexos, es conveniente realizarla en el segundo trimestre del embarazo; es decir, entre las 16 y 23 semanas.

Quistes en los ovarios y factores de riesgo

Entre los factores de riesgo que producen quistes en ovarios figuran:

  • Edad avanzada
  • Sobrepeso  u obesidad
  • Retraso del embarazo hasta después de los 35 años
  • Terapias con estrógenos después de la menopausia
  • Antecedentes familiares con cáncer de ovario
  • Síndrome hereditario de cáncer de seno
  • Síndrome Peutz-Jeghers
  • Poliposis asociada con MUTYH (condición hereditaria)
  • Hábito de fumar

Tipos de quistes en los ovarios

En este punto, resulta importante aclarar que los tipos de quistes en los ovarios son los mismos tanto para una mujer embarazada como para aquellas que no lo están. Según los médicos especialistas se clasifican en:

  • Quistes foliculares: los quistes foliculares empiezan a formarse cuando dicho folículo no se rompe en el ciclo menstrual para liberar al óvulo. Por consiguiente, el folículo sigue creciendo hasta que se convierte en un quiste. Este tipo de quistes foliculares no causan síntomas y desaparecen en tres meses.
  • Quistes del cuerpo lúteo: estas masas se forman cuando la bolsa no termina de encogerse, se sella después de liberar el óvulo y también se forma líquido en su interior. Pueden tener un tamaño de 4 pulgadas de ancho hasta provocar dolor o sangrado.

Desde IVI Panamá somos conscientes de la importancia que tiene la consulta médica temprana antes y durante el embarazo. Por ello, disponemos de una atención personalizada de nuestros pacientes para apoyarlos en este esperanzador camino de ser padres.

Solicita información sin compromiso:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up