mayo 31, 2019

Relación negativa entre el tabaco y fertilidad

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) cada año el tabaco deja mas de 8 millones de personas fallecidas, de las cuales se estima que 1,2 millones de ellas son fumadores pasivos. Pocos fumadores son capaces de asimilar, el tamaño de los riesgos en la salud del organismo, producto del consumo de tabaco, muchos menos imaginan que el tabaco incide directamente en la fertilidad.

Es por esto por lo que, en el marco del Día Mundial Sin Tabaco, te traemos información relevante acerca de como el tabaco se convierte en un obstáculo para que te conviertas en madre, y a la vez buscamos crear conciencia sobre la relación entre el hábito de fumar y la infertilidad.

Tabaco y fertilidad femenina

Tabaquismo y fertilidad

La mujer nace con un número limitado de óvulos durante toda su vida fértil, que se van liberando y reduciendo a lo largo de cada ciclo menstrual. Los componentes químicos del tabaco e inclusive, también en el humo del cigarrillo, como la nicotina, el cianuro y el monóxido de carbono entre otros, tienen altos niveles de toxicidad, acelerando la pérdida de óvulos.

La nocividad del tabaco impacta tan fuerte la fertilidad femenina, que su consumo le añade diez años a su edad reproductiva, llegando hasta provocar también una menopausia temprana en mujeres fumadoras.

El tabaco deteriora la fertilidad de la mujer, ya que el consumo afecta la producción estrógenos, la hormona encargada de regular la ovulación, que conlleva a una menor actividad ovulatoria, y disminuye la reserva ovárica y el número de folículos.

El consumo de tabaco puede acelerar el daño ovárico, el consumo por encima de quince cigarrillos al día, trae como consecuencia, que los ovocitos detengan su crecimiento dentro el ovario. Así, las mujeres fumadoras tienen una peor calidad ovocitaria y embrionaria, un incremento de las anomalías cromosómicas como el síndrome de Down, y otras enfermedades congénitas.

El consumo de tabaco en la población femenina está asociada a un incremento de riesgo de abortos espontáneos y de partos prematuros. El tabaco y los elementos tóxicos por los que esta compuesto, afecta al proceso de maduración de los óvulos y perjudica el material genético. Esto aumenta las tasas de abortos involuntarios, embarazos ectópicos (los que ocurren fuera del útero) y los partos pretérminos, más frecuentes en mujeres fumadoras.

Las mujeres que consumen tabaco o cigarrillo enfrentan más dificultades para quedarse embarazada versus las mujeres no fumadoras. Las posibilidades para conseguir un embarazo en mujeres fumadoras se ven reducido en un 30% frente a las mujeres no fumadoras. Este riesgo de infertilidad se incrementa con las dosis de tabaco o cigarrillo que la mujer fume a diario.

De hecho, siendo una mujer no fumadora, pero constantemente estás expuesta al humo del tabaco o cigarrillo de tu pareja, algún familiar o compañero del trabajo que frecuentes a diario, también eres propensa a sufrir problemas de salud que disminuyan tu fertilidad.

El tabaco también afecta a la fertilidad masculina

 

 

Los hombres no están exentos de los efectos del tabaquismo en la fertilidad.  La calidad del semen de los hombres fumadores también se ve comprometida, porque la cantidad de espermatozoides disminuye y además pierden movilidad. Sin mencionar, la posibilidad de padecer disfunción eréctil.

La nicotina y el resto de los componentes tóxicos que se encuentran en el tabaco y el cigarrillo puede originar la fragmentación del ADN del espermatozoide. Esto provoca lesiones en el material genético del espermatozoide que dificultan la consecución del embarazo.

El cigarrillo, fertilidad y la producción de esperma

Uno de los efectos en la fertilidad masculina por causa del tabaco, es en la producción de esperma. Los testículos tienen una alta demanda metabólica pero un suministro vascular insuficiente, son más vulnerables a la hipoxia, que es una condición marcada por una disminución del suministro de oxígeno a los tejidos. Los compuestos químicos que se encuentran en el tabaco disminuyen aún más el suministro de oxígeno, lo que lleva a una menor producción de esperma y compromete la fertilidad masculina.

La fertilidad masculina ve afectada la funcionalidad del esperma a causa del tabaquismo

El tabaquismo afecta el movimiento de la cola o flagelo, es decir, la segunda mitad del espermatozoide, que es similar a una cola y que impulsa al esperma a nadar. Cuando este movimiento se ve alterado, se vuelve más difícil para los espermatozoides alcanzar el óvulo.

Para que el espermatozoide fertilice el óvulo, tiene que experimentar una reacción para liberar una enzima llamada acrosina. Los estudios han demostrado que los hombres fumadores tienen una actividad acrosomal más baja versus los no fumadores, comprometiendo así la fertilidad masculina.

Fumar afecta el conteo de esperma en la fertilidad masculina

El buen estado de los espermatozoides puede medirse a través del: recuento de espermatozoides, motilidad y morfología de estos. El primero es un recuento de todos los espermatozoides en una concentración dada, el segundo es cuántos de los espermatozoides que nadan tiene esa concentración y el tercero es cómo se ve la muestra de esperma.

En cualquier concentración de espermatozoides dada, los espermatozoides que nadan son los que aguardan mayores posibilidades de lograr la fecundación del óvulo, y es probable que, a mayor cantidad de espermatozoides, mayor sea el recuento de espermatozoides móviles. Diferentes estudios han demostrado que fumar disminuye la concentración total y motilidad de espermatozoides. Según la investigación del Dr. Chiamaka Nwangwu, presentada en la Universidad de Drexel, Filadelfia, arroja que los hombres fumadores ​​mostraron una disminución del veintinueve por ciento en el recuento total de espermatozoides y una disminución del trece por ciento en la motilidad de los espermatozoides frente a hombres no fumadores.

Nicotismo perjudica los resultados del tratamiento de fertilidad

Para algunas parejas que buscan un tratamiento de fertilidad, el tabaquismo y sus hábitos de consumo, ha jugado un papel importante en los resultados de los tratamientos de reproducción asistida. En un estudio que observó si fumar tenía algún efecto en el éxito de la Inseminación Artificial, las tasas de embarazo en parejas en las que la pareja masculina era fumadora se redujeron en un cuarenta y cuatro por ciento. También se observaron tasas de embarazo más bajas para este tipo de parejas durante la inyección intracitoplasmática de esperma (ICSI) y la fecundación in vitro (FIV).

En parejas que fuman se observa que la mujer necesita el doble de ciclos para lograr una gestación, así como se observa también, tasas de implantación más bajas. Es por esto que el consumo de tabaco es una de las fuentes más importantes de problemas a la hora de conseguir el embarazo en reproducción asistida. Según la ASRM (American Society for Reproductive Medicine), el 13% de casos de infertilidad pueden ser atribuidos directamente al tabaco.

Es importante mencionar, que dejar de fumar es de gran ayuda en el tratamiento de la infertilidad, puesto que la pérdida de la pérdida de la fecundidad asociada con el tabaquismo puede ser revertida en un año.

Tabaquismo, embarazo y fertilidad en la descendencia

El consumo de tabaco, en especial durante el embarazo, afecta a la descendencia, ocasionando problemas de salud en el niño. Consumir tabaco durante el embarazo obstaculizan el crecimiento del bebé antes del nacimiento, dando como resultado, nacimientos prematuros y partos de niños con infrapeso, con altas probabilidades de nacer y/o desarrollar complicaciones de salud a lo largo de toda su vida como diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares e incluso infertilidad.

Los hijos de padres fumadores poseen un alto riesgo de sufrir síndrome de muerte infantil súbita y el doble de probabilidad de sufrir infecciones respiratorias graves, como asma. Como dijimos anteriormente, el hecho de fumar también incide en la fertilidad del niño. Los hombres cuyas madres fumaban al menos medio paquete de cigarrillos diariamente son más propensos de sufrir pérdida de la movilidad, deformidades (labio leporino o paladar hendido son muy comunes en estos casos) y reducción del número de espermatozoides.

La buena noticia de todo esto es que dejar de fumar y el consumo de antioxidantes, como algunos cítricos, pueden revertir parte de los efectos nocivos, que deja el tabaquismo en la salud y la fertilidad. A las personas que se encuentren en la búsqueda del embarazo, les recomendamos que se alejen del cigarrillo y que mantengan una dieta variada y balanceada y un estilo de vida saludable.

Solicita información sin compromiso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up